domingo, 26 de marzo de 2017

El Baul de mis Recuerdos: Los trailers Maravillosos



¡Ahhh! La nostalgia; ese maravilloso sentimiento que tiñe de dorado nuestros recuerdos, nuestra primera mascota, nuestra primera casa, nuestro primer auto y sobre todo las caricaturas y el anime. Cuando era adolecente no teníamos descargas directas, torrents, ni siquiera DVDs de anime. Lo poco que conseguíamos eran VHSs que en la mayoría de los casos eran copias de la copia de alguien que le había sacado a la copia de alguien mas que conocía a alguien que tenia el original. Y era muy común que  si era un anime traído por alguna empresa editorial este incluyera trailers de sus demás productos. MANGA entertaintment, ADV films, Pioneer, etc. Y uno se emocionaba esperando poder algún día esas series. Ninja scroll, Black lion, Fatal Fury, Key the metal Idol… Kei the metal idol. Probablemente pocas series me han causado tanta expectativa como este anime, y es que como no querer verla con trailers como este:

O teniendo intros como esta obra maestra:

No fue hasta la llegada del internet de banda ancha y los torrents que tuve oportunidad de ver esta serie que añoraba desde mi adolescencia, y vaya que me lleve una gran decepción. No solo no era tan buena como yo esperaba, la trama era lenta, los personajes poco interesantes y la animación era inferior aun para su época. Verdaderamente me sentí decepcionado después de alimentar mi imaginación con ese tráiler que veía una y otra vez; y no fue la única ocasión. Trailers como el de Black Lion o el de Ninja resurection nos llevaron a pensar no solo a mi sino a muchos de mis amigos a que esas series era buenísimas e incluso pasábamos horas buscando en internet cualquier información que pudiésemos encontrar, a comprar revistas de anime que hicieran mención de ellas en la portada.

Tambien están aquellos trailers que simplemente les hacían justicia a los animes que anunciaban como es el caso de la tercera OVA de Fatal Fury:

O aquellos que no solo cumplían con mostrarte el producto sino que hacían que quisieras vaciar la cuenta de banco de tus padres con tal de verlo, tal es el caso de los increíblemente ingeniosos trailers de Locomotion:

Y como estos hay trailers por montones en la actualidad incluso algunos hechos por fans que superan a los que hacen las casas editoriales. ¿Y a ustedes qué serie les emociono con solo ver el trailer?

martes, 14 de marzo de 2017

¿Es Goku un Otaku?




En el post anterior empecé a hablarles del porque Dragin Ball Super no me parecía tan bueno como sus iteración anteriores y al final del post surgió una idea, un pensamiento vago que emergió de mi mente mientras analizaba la manera en la que se presenta a Goku en esta nueva serie.


Probablemente para estas fechas, quizás ya hayan escuchado sobre la declaración del mismo Toriyama en una entrevista acerca de cómo no estaba de acuerdo con la manera en la que se presentaba a Goku en el anime de Dragon Ball Z y GT, como si fuera un héroe justo, de buenos y afianzados valores y que pone a los demás por delante de sí mismo; de acuerdo con el autor, ok fue pensado como un héroe más humano, con fallas y aciertos, pero principalmente egoísta, en palabras de su creador: “Goku no pelea por los demás o por salvar el mundo, pelea por sí mismo y para superarse”.


En principio no estaba de acuerdo con esta afirmación, sobre todo porque mi versión favorita de Goku es la de GT, donde se muestra a un Goku Irónicamente más “maduro” consiente de su familia y preocupado por su bienestar. Pero reflexionándolo, tiene muchísimo sentido.


Desde niño Goku siempre mostro más interés por pelear que por sí mismo, habiendo crecido solo y aislado del mundo por tanto tiempo su supervivencia y satisfacción era lo principal para el; al conocer a Bulma y viajar con ella empieza a conocer más gente y su mundo se amplia de una manera exponencial. Pero sin embargo es tan ajeno a las necesidades y el ego de los demás que a los ojos del espectador Goku parece burdo, vulgar, tonto y principalmente egoísta, esto último remarcado en varias ocasiones por Bulma e incluso en una ocasión por sí mismo durante la batalla con Cell: “Pídele a tu mama que me disculpe… al final siempre hice lo que quise”. Durante la saga de Piccoro en Dragon Ball Krillin, El maestro Roshi, Chaos y muchos otros peleadores son asesinados por Piccoro y sus secuaces, sin embargo Goku no va en busca de los villanos para salvar el mundo, va en busca de venganza, es precisamente esto lo que facilita su derrota frente a tamborín en su primer encuentro, su sed de sangre es tal que no piensa claramente y se ve sobre cogido por su oponente, más adelante durante el torneo de las artes marciales, tras acabar su pelea con la reencarnación de Piccoro este le da una semilla del ermitaño y le permite escapar a pesar de las protestas de todo el mundo, aun sabiendo el riesgo que representa dejarlo escapar a el solo le interesa pelear con el nuevamente.

Este comportamiento se ve repetidamente a lo largo de su vida y no es sino hasta finales de Z donde vemos un mayor cambio, muy similar a la actitud de Vegeta al nacer Bra, Goku se vuelve más un hombre de familia tras el nacimiento de su nieta pan (¿será que las niñas les ablandan el corazón a los saiyajin?) y luego vuelva a tirar todo por la borda al aparecer Ub, pero nuevamente vemos un cambio en Goku en GT tras viajar en compañía de su nieta y Trunks para salvar la tierra.

No trato de hacer ver a Goku como la peor persona en todo Dragon Ball, sin duda también lo hemos visto  realizar acciones de bondad y altruismo en muchas ocasiones, pero quiero sentar bien las bases antes de explicar el significado del título de esta entrada. En Dragon Ball Super hemos visto a Goku comportarse no solo como un ignorante, sino como un tonto, egoísta y hasta cretino, una conducta que he visto antes no solo en otros animes, sino en otras personas a mi alrededor y en mí mismo… Otakus.

Según Wikipedia un otaku es: “En Japón, el término otaku puede ser usado como un término para una persona con un interés obsesivo de cualquier tema en particular, afición o cualquier forma de entretenimiento. El término otaku puede ser aplicado tanto a hombres como a mujeres. Por ejemplo, Reki-jo se trata de mujeres otaku que están interesadas en la historia japonesa.” 


Ahora bien,  ¿tiene Goku un interés obsesivo? La respuesta más sencilla es que sí, pero no es la comida, no es el entrenamiento, ni siquiera son las artes marciales; su obsesión son las peleas y todo lo que hace es para pelear con seres más fuertes; come comparte de sus necesidades básicas, con el apetito característico de su especie dado su alto consumo calórico, entrena arduamente, aprende y desarrolla nuevas técnicas, pero no bajo los fundamentos del Budo que es la mejora del espíritu y la persona, sino por el simple hecho de volverse más fuerte, se involucra intencionalmente en peleas con seres más fuertes a pesar de las advertencias de seres con un entendimiento mayor del universo, dioses literalmente, y lo hace sin pensar en las consecuencias o repercusiones que estos actos desencadenan no solo para el sino  para todo el universo en esta última ocasión.

Estas características podemos notarlas en nosotros los otakus en distintos grados, gastamos la mayor parte de nuestros ingresos en nuestros hobbies, nos alienamos de aquellos que no comparten nuestros intereses, a meno descuidamos nuestras relaciones interpersonales, sobre todo con nuestras familias y en nuestro afán de darnos gusto con aquello que nos apasiona hemos incurrido en actitudes autodestructivas (al menos puedo decir que yo si lo he hecho) como abusar de nuestro crédito, descuidar estudios o trabajo y hasta nuestra propia salud.

Lo que me llamo la atención de esta nueva versión de Goku es la manera en la que estas actitudes se presentan más de frente que nunca y la reacción adversa que tienen en sus seres queridos y allegados, lo cual me pone a pensar que quizás Akira Toriyama está usando a su creación como un vehículo para crear conciencia en una sociedad donde el Otaku Japonés a menudo tiene un impacto mayormente negativo en sí mismo y en los que le rodean aún más que los otakus en occidente. Recordemos que recientemente Goku se ve confundido por las “muestras de afecto” (un beso) cuando Trunks le dé una semilla del ermitaño a Mai boca a boca indicando que nunca ha hecho algo así con su esposa (cosa que es mentira al menos en el anime) 

esto bien podría ser un llamado de atención hacia los otakus del anime, manga y juegos que prefieren a las chicas 2D que a una mujer real, actualmente Japón cuenta con un alto déficit de natalidad que está gestando una crisis para los adultos mayores y la economía del país, obviamente no es todo culpa de los otakus, pero entienden a qué me refiero.

No puedo asegurar que este sea verdaderamente el propósito de Toriyama, pero tampoco podemos descartar que las acciones de Goku son demasiado drásticas como para solo ser malas decisiones argumentales pero “¡hey es solo una teoría… una teoría de anime!” #mattpat #filmtheory #don’tsueme

viernes, 17 de febrero de 2017

Dragon Ball Super, no es tan Super




No se ustedes, pero desde el principio de la serie sentí que estaba viendo una historia de segunda mano o un fanfic que se tomaba muchas libertades hecho anime (y eso es mucho decir viniendo de mi). Si bien súper nos trajo personajes y conceptos muy interesantes como lo son Bills, Whis, los 12 universos y los dioses de la destrucción, también le dio vuelta a las cosas presentándonos una perspectiva distinta de los personajes con los que crecimos, mientras que Gohan y Krillin continuaban con sus vidas ordinarias Goku y Vegeta trataban de adaptarse a un mundo sin batallas en su entorno familiar, pero todo lucia tan anti natural.




Mientras mas trataba la serie de entrelazar “La batalla de los dioses” y “La resureccion de Freezer” mas grandes se iban haciendo los huecos argumentales que se hacían mas evidentes. El ritual del dios supersaiyajin dejo de tener importancia una vez que Goku y Vegeta alcanzaron la transformación de Super saiyajin azul con el entrenamiento de Whis, con la aparición de Hit el asesino lejendario, se puso en tela de duda el verdadero poder de dicha transformación, ya que si este es tan fuerte como un dios super saiyajin, ¿en donde quedan los dioses de la destrucción?




Ya después con la saga de Goku Black, conocimos lo ambiguos que son los poderes de los supremos Kai oh y que al parecer basta con tener inmortalidad para vencer a cualquier dios del universo; y la verdad esta era una saga muy prometedora, pero Zamasu fue un villano verdaderamente patético y con motivaciones ridículas, las cuales trataron de hacernos olvidar con la reaparición de Vegetto, a quien también le movieron el tapete con la tontería esa de que la fusión ya no era permanente.



Pero lo peor se habría de hacer presente de la manera mas infame, ya que a nuestro héroe se le había despojado de todo su crecimiento y madures obtenida con los años, convirtiéndolo en un “niño adulto” irresponsable, egoísta y chiple. Y no es que este ignorando que Goku nunca ha sido muy listo o la persona mas atenta del mundo, pero el Goku que vemos en Súper es tan ajeno a su propia familia que literalmente no entiende la importancia de un beso un su mujer, cosa que ya conocía en Z y si, pueden decir que no es canon porque no aparece en el manga, pero aquí estamos hablando del anime y uno que se supone lleva continuidad con la serie anterior y con la idea de su autor. 


Casi pareciera como si Toriyama estuviera pisoteado a propósito al personaje que creo como un símbolo de bondad y superación al mostrarnos a un hombre completamente obsesionado con su Hobby y descuida sus relaciones personales, ignora el bienestar de su familia y comunidad con tal de saciar sus ansias de pelear con alguien mas fuerte, llegando al punto de contratar a un asesino para que este lo mate y poder pelear sin reservas o pedirle a ser mas poderoso del universo un “torneíto” ahí nomás pa no aburrirse a pesar de las constantes advertencias no solo de Bills si no de Whis y si hay algo que sabemos con seguridad de ese hombre es que cuando habla en serie tiene buenas razones para hacerlo...




Pero, esperen un momento… se me acaba de prender el foco ¿y si Toriyama está usando a Goku como una analogía del otaku contemporáneo? Esto es muy inesperado, pero mientras más le doy vueltas al asunto empiezo a notar un cierto patrón que no había visto antes.



En la próxima entrada les hablare más acerca de esta idea que me acaba de asaltar.

jueves, 9 de febrero de 2017

Los pecados del manga



El manga es un medio de expresión maravilloso, los autores plasman en sus páginas sus ideas, creencias, pasiones e incluso temores; a lo largo de la historia hemos sido testigos de grandes aventuras, tórridos romances, terribles catástrofes, triunfos derrotas y un sin fin de situaciones que van de lo cotidiano a lo fantástico…
Pero, aun así no siempre el autor logra enganchar a los lectores por completo o lo que es peor los deja “colgados” o con un sabor de boda que hace que te arrepientas de haber siquiera hojeado el primer tomo de su obra. Por eso hoy les presento los  pecados del manga.

El final anticlimático
Toda historia tiene un final, pero no siempre es satisfactorio, y se siente aun peor cuando el manga a sido publicado por años y años, y cuando por fin llegamos al desenlace el autor esta tan cansado que se le han acabado las ideas o ha perdido el hilo de su propia historia. En otros casos la editorial tan solo quiere que termine para poder darle paso a la siguiente obra. En algunos casos el autor nos emociona con una saga final que es tan épica que nos tiene pegados a las páginas  esperando por la conclusión y… nada. La obra culmina en una sola viñeta, una sola página o incluso con una sola frase “inteligente y profunda” que solo  te hace preguntar si le faltan paginas al capítulo que estás leyendo. 


Ejemplos hay varios, pero el quemas claro tengo en mente es el final de Oh My Goddess de Kosuke Fujishima, su saga final estuvo llega de emoción, intriga y respuestas a muchas preguntas que nos habíamos plantado a lo largo del manga pero termina de una manera tan simple que te hace querer ver más. Y es que para una historia tan buena como la de Keiichi y Belldandy un “y vivieron felices para siempre” no es suficiente.

La pausa interminable
El autor es también un ser humano y como tal su vida tiene altibajos que pueden interferir con la obra en la que está trabajando, a veces estas pausas pueden ser de un día, una semana, un mes o varios (las memorias de Vegeta *cof, cof*) y no hay nada malo en esto cuando se trata de mantener la salud del autor o hacerse cargo de asuntos personales, pero cuando la pausa se debe al desinterés del autor o que se distrae para jugar algún juego  como es el caso del autor de BERSERK Kentaro Miura quien para de trabajar cada que sale un nuevo juego de Idol Master es simplemente reprochable.


El manga tiene publicándose desde 1988, si, hace más de 20 años, y no porque es una historia extremadamente larga no, el manga cuenta actualmente con 38 tomos y no le quito crédito al señor ya que cada viñeta está hecha con un cuidado y dedicación que son dignas de enmarcarse y exhibirse en un museo (si es que no te molesta el GORE) pero a la fecha eso solo equivale a poco más de 300 capítulos mientras que mangas como One Piece, Hajime no IPPO o Detective Conan superar por el doble o triple esa cantidad y el arte no es la razón, ya mangakas como Kaoru Mori llevan a cabo trabajos de tan exquisito detalle que incluso alguien que no es afecto al manga puede apreciar por su belleza.

La Historia sin fin
Como fans nunca queremos que la historia de nuestros personajes favoritos termine, pero igual que en la vida real todo debe tener un principio y un final, no obstante, a veces lo autores extienden las historias de una manera tan exagerada y absurda que uno termina por perder el interés en ellas, y es que una historia puede ser larga cuando aún hay que contar, pero cuando la historia se deforma de tal manera que no se parece en nada a lo que fue en un principio como lo fue en el caso de Naruto de Masashi Kishimoto, en el cual mientras más capítulos salían más se alejaba del concepto que atrajo a toda una generación hacia sus páginas o aún más drásticamente como en BLEACH de Tite Kubo, cuando después de finalizar la saga principal (con Aizen) decidió seguir con una muy forzada (los Fullbringers) y por ultimo ponerla en soporte vital con la tediosa saga de lo Quincy, esta última fue tan mala que la deje de leer por meses y solo la retome para leer muy de mala gana el final, el cual bien podrían haber puesto justo al final de lo de Aizen.



El falso profeta
En la actualidad la manera en la que los fandoms discuten comparten y teorizan información sobre sus series favoritas  es maravillosamente abrumadora. A meros ninots de que un nuevo capítulo de manga sale a la venta los foros, blogs y redes sociales se llenan de discusiones y cada viñeta es sometida  a tal escrutinio que a menudo se descubre por accidente la trama que el autor había ideado, forzando a cambiar por completo lo que se tenía planeado para mantener el elemento sorpresa, en algunos casos las teorías de los fans están tan bien cimentadas que pareciera que los autores leen las redes sociales y sacan sus ideas de ahí. 

Pero en otros casos los “ajustes” hechos a la historia son tan forzados y ridículos que uno llega a preguntarse “¿Por qué sigo leyendo esta basura?” y que mejor ejemplo de esto que Naruto, si otra vez, que Itachi era parte de una conspiración, que Sasuke estaba equivocado, que Tobi era Obito, pero no, no era Obito, ah no espérate si era, oh pero el no era el jefazo era Madara, pero olvida todo lo que conoces porque Sasuke y Naruto son la rencarnación de los nietos de la princesa conejo MILF que es fan del reverse harem… espera ¡¿QUE?!

El gran olvido
En toda historia hay detalles que se pierden entre la trama, cabos sin atar, los llamados huecos argumentales o “plot holes” y esto ocurre en las buenas historias y en las malas, pero conforme mas se expande el universo que ha creado el autor algunas cosas pueden quedar a la deriva, líneas de historia que no llevan a nada, preguntas que quedan sin responderse o en el peor de los casos personajes que quedan olvidados por completo… 


¡Te estoy viendo a ti Akira Toriyama! Literalmente el sr. Respondió al preguntársele porque no incluyo más a Lunch en Dragon Ball Z que fue porque se le había olvidado, asi de simple, en una serie con tantos personajes es normal que te olvides de un par de ellos… ¡si son personajes de fondo! Lunch fue parte esencial del elenco de Dragon Ball por mucho tiempo y tenía un interés romántico en Ten Shin Han, ¿Cómo carajos te olvidas de un personaje que se transforma en otro cuando estornuda?  Es por cosas como esta que no me acaba de gustar al 100% Dragon Ball Súper, pero de eso les hablare en otra ocasión.

Y ¿ustedes que opinan? ¿de qué otros pecados son culpables sus mangakas favoritos?